top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Un Hogar Sobre la Roca

El 15 de octubre vamos a comenzar una nueva serie dominical que se llama: El Lugar más Importante de la Tierra, y trata del hogar cristiano y cómo edificarlo. Algunas reflexiones para Internet llevarán el título de: Un Hogar Sobre la Roca.


Yo no tuve la bendición de crecer desde mi infancia en un hogar cristiano. Cuando mis papás entregaron su vida a Cristo yo tenía 21 años de edad. Mi niñez no la pasé en la escuela dominical, por lo tanto no sabía nada de la Biblia. Claro, conocía algunas de las historias bíblicas pues se mencionaban en la iglesia tradicional en la cual crecí. Pero, desgraciadamente, en realidad, quienes nos daban esta instrucción o “catecismo” estaban más interesados en que aprendiéramos oraciones de memoria y mandamientos que en abrirnos el significado profundo y práctico de las Escrituras.


Muchas de las cosas que vamos a ver en esta serie no me fueron modeladas en casa, pues mis padres, como supondrás por lo que digo de mi niñez, se criaron, y nos criaron a mi y a mis hermanos, en la iglesia tradicional. Cuando yo era pequeño mi mamá sí rezaba con nosotros antes de dormir. No eran las oraciones que hacemos ahora, eran rezos memorizados. Recuerdo uno que empezaba: “Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día...” Y luego nos daba la bendición. La verdad es que sí era reconfortante concluir el día así. Pero, fuera de cositas así, nuestro hogar realmente no era un hogar cristiano. Íbamos a misa los domingos, pero eso no nos hacía diferentes de la mayoría de las familias en nuestro entorno. Y como veremos, un hogar cristiano es un lugar muy diferente a lo que se acostumbra.


Gracias a Dios, conocimos el evangelio como familia cuando mis hermanos y yo éramos jóvenes y pudimos disfrutar los beneficios de un hogar que se estaba convirtiendo en un hogar cristiano. En la serie hablaremos de cómo edificar un hogar así y guiar a los hijos desde la infancia en los caminos de Dios. Pero, también tendremos instrucción para aquellos familias que conocieron a Cristo cuando sus hijos ya se habían convertido en adultos y no tuvieron la oportunidad de recibir una instrucción cristiana desde la niñez, como es nuestro caso. Tendremos muchas palabras de esperanza para estos hogares.


Por favor acompáñame ahora: Padre celestial, hemos sentido que el Espíritu Santo nos guía a hablar del hogar y la familia cristiana. Queremos pedirte que prepares nuestros corazones y nos guíes paso a paso, teniendo nosotros un espíritu dócil y enseñable. Oramos por el material que estamos preparando, para que incluya todo lo que tú quieres enseñarnos en este tiempo. Permite que nuestros hogares reflejen cada vez más la luz de tu Evangelio y el amor de tu gracia. Amén.


Agradezco tus comentarios y oraciones (si gustas, puedes escribir una oración aquí en el espacio para comentarios).


21 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page