top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

suministro del espíritu


«...sean llenos del Espíritu» Efesios 5:18c (NVI).


¿Por qué necesitamos estar siendo llenos del Espíritu Santo? Pues, simplemente porque no podemos vivir la vida cristiana en plenitud y, como decimos, “en victoria, ”sin la llenura del Espíritu Santo. Las cosas que decíamos ayer, como “Bendigan a quienes los persiguen. No los maldigan, sino pídanle a Dios en oración que los bendiga,” o “Ámense unos a otros con un afecto genuino y deléitense al honrarse mutuamente,” no las podemos llevar a cabo sin estar llenos del Espíritu Santo.


Las crisis que la vida nos presenta no las podemos enfrentar dándole gloria a Dios sin estar llenos del Espíritu Santo. Como dice en Romanos 12:12 (RV’60), que está en la sección que veíamos ayer: “gozosos en la esperanza, pacientes en la tribulación, constantes en la oración.”


Cuando enfrentamos tribulación y sufrimiento somos llamados a hacerlo con gozo por la esperanza que tenemos de que vamos a salir adelante triunfantes, sea cual sea el resultado. Pablo, preso en Roma puede declarar: “Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación” (Fil. 1:19 RV’60). Ahí está la esperanza de Pablo de ser liberado de la cárcel. Esto le da “paciencia en la tribulación” y lo mantiene “constantemente en oración.” De esta forma vive esta gran verdad de Romanos 12:12 y eso lo sostiene y fortalece en medio de sus sufrimientos.


Sin compararnos con los sufrimientos de Pablo, muchos de ustedes saben que a nuestra niña, Sarahí, no le fue muy bien con la cesárea de Ximena. Para empezar, la bebé nació con agua en los pulmones y tuvo que ser llevada de inmediato a cuidados intensivos neonatales, donde pasó 10 días. Sarahí y Daniel tuvieron que irse a casa sin la bebé y estar regresando todos los días a la UCI para verla. Sarahí misma entró en preeclampsia y su presión andaba por todos lados.


Pues, antier tuvimos que volver a internar a Sarahí en el hospital. Se le formó un hematoma en el abdomen justo debajo de la herida. Tuvieron que volver a abrirla para limpiar y drenar. Ahora tendrá que estar en el hospital unos cinco días bajo un esquema agresivo de antibióticos intravenosos. Esto significa otra separación de su mami para Ximena, quién está, gracias a Dios, bajo el cuidado amoroso de Yessi.


La primera reacción en la carne es decir: “¡¿Qué está pasando?! ¡Si estuvimos orando tanto por el el nacimiento de Ximena!” La tentación, y hablo por mí mismo, es a quejarme y caer en una especie de auto-conmiseración del tipo “¿Por que a nosotros?” Y por supuesto que sentir lástima de uno mismo o empezar a quejarse reflejan mi debilidad humana, de la que tanto he hablado. Así que, no le doy ninguna oportunidad a esta debilidad de manifestarse. En medio de esta crisis, le pido al Espíritu Santo que nos fortalezca a Yessi y a mí “con poder en el ser interior por su Espíritu” (Efes.3:16). Declaro con toda mi fe: “¡Somos fuertes!” Y la gente fuerte no se queja, ni tiene compasión de sí misma.


Pero esto sólo es posible si este fortalecimiento es en el Espíritu Santo. Por eso cuando enfrentamos situaciones que nos ponen a temblar, recurrimos de inmediato al Espíritu Santo, pidiéndole que nos llene de su presencia de tal modo que no quede espacio para nuestra carne.


La cita de Filipenses 1:19 tiene una frase que es clave en todo este tema de la llenura del Espíritu Santo. Como vimos, allí Pablo asegura tener la firme esperanza de ser liberado de la cárcel y atribuye esa esperada libertad a las oraciones de su familia espiritual en Filipos. Pero además dice: “sé que por su oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación.”


Esta palabra “suministro” es una palabra muy poderosa. En el griego original describe a una persona que paga completamente los gastos y provee absolutamente todo lo necesario para llevar a cabo una obra. Es el suministro poderoso del Espíritu Santo lo que hace posible que estemos fortalecidos en medio de la tribulación.


En medio de las luchas y tribulaciones hay un abastecimiento poderoso que da el Espíritu Santo y que nos fortalece con poder en el ser interior. Yessi y yo estamos aprendiendo a echar mano de este poderoso aprovisionamiento. (¡Que de sinónimos!).


Por favor, como siempre, no olvides dejarme tus comentarios.

97 visualizaciones5 comentarios

5 Comments


Unknown member
Jun 16, 2023

Maravillosa reflexión Pastor 🙏🏼

Like

Unknown member
Jun 16, 2023

Maravillosa reflexión Pastor 🙏🏼

Like

Jezlia Quiroz
Jezlia Quiroz
Jun 16, 2023

En oración por Sarahi y su preciosa familia.


Like

Edith Sánchez
Edith Sánchez
Jun 16, 2023

Brindando suministro, Dios está en control y nos enseña cosas nuevas desde lugares impensables. Somos fuertes y Sarahi también 💪 😉

Like

Perla Madrid
Perla Madrid
Jun 15, 2023

En oración sin cesar por la sanidad de Sarahi

Expectantes por ver la suministración que El Espíritu Santo está haciendo !

Hace días escuche : con Jesus de nuestro lado , las grandes pruebas se convierten en Grandes Testimonios! sabemos que así será!

Like
bottom of page