top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Recostado en Su Pecho

Cuando Jesús vio que su mamá estaba cerca, junto al seguidor que él tanto quería, le dijo a su mamá: —Mamá, ahí tienes a tu hijo. Juan 19:26 (PDT) [cursivas mías].


El martes estábamos en la transmisión de oración matutina (TOM) por el Facebook de Palabra de Vida a las 6:30 am. Además de interceder por las peticiones de la gente que se conecta, también tenemos una breve reflexión. Naturalmente esta semana hemos estado hablando de los recabitas.


Yo he hecho un esfuerzo extra para señalar que la idea no es que adoptemos el estilo de vida ascético de los recabitas, sino el principio espiritual de ser obedientes de manera radical. Esto es el corazón de ser seguidores radicales de Jesús. En un momento solté la idea de que somos “recabitas” del Espíritu o del Nuevo Pacto, cuando de la nada Yessi dice: “la característica principal de los recabitas es que no estaban arraigados al mundo. Todas esas reglas escrupulosas culminan en desarraigar a estas personas de la tierra. ¡Son nómadas, como nosotros en este mundo!” ¡Wow! Es una revelación que encierra en una sola imagen la vida de los recabitas del Espíritu.


De inmediato me vinieron a la mente dos pasajes de la Biblia. El primero mira hacia atrás al tiempo de los patriarcas, que vivieron vidas ejemplares como nómadas en la tierra prometida:


Todas estas personas murieron aún creyendo lo que Dios les había prometido. Y aunque no recibieron lo prometido, lo vieron desde lejos y lo aceptaron con gusto. Coincidieron en que eran extranjeros y nómadas aquí en este mundo. Heb. 11:13 (cursivas mías).


La otra que mira hacia adelante, hacia nosotros, la iglesia neotestamentaria:


Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma. 1 Pedro 2:11 (cursivas mías).


Nosotros no vivimos arraigados a este mundo, nuestro estilo de vida trasciende la vida en este mundo, lo que atenúa, con el fin de erradicarlos, los deseos mundanos, frase que no sólo se refiere a cosas inmorales, sino también a distracciones y trivialidades de “alto consumo.”


Cierro con las palabras de un recabita por excelencia, que siguió tan de cerca a Jesús que se recostaba en su pecho, y que fue el único de sus seguidores que permaneció al pie de la cruz cuando todos huyeron, por lo cual pudo dejar tranquilo a Jesús de que nada le faltaría a su madre:


Pues el mundo solo ofrece un intenso deseo por el placer físico, un deseo insaciable por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre, sino que viene del mundo. 1 Juan 2:16.


«Señor Jesús, yo quiero seguirte así de cerquita, así de intensamente, de modo, que no esté yo sólo pidiéndote cosas, sino que pueda suplir tus anhelos para la vida en esta tierra, antes de qué me llames a tu presencia. Te amo.»


177 visualizaciones2 comentarios

2 Comments


Cesar Moreno Abascal
Cesar Moreno Abascal
Mar 07

Yo todo lo que tengo que decir hoy es, gracias Pastor, gracias hermanos en cristo, y sobre todo gracias mi Díos alabado y bentito seas por siempre amén amén y amén.

Like

miyararturo
Mar 07

Palabras poderosas Pastor, listas para cambiar el curso de la vida de cualquiera que las medite!

Gracias 🙏🏼🤍

Like
bottom of page