top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

¿Realmente Creemos?


Y se escandalizaban a causa de él. Pero Jesús les dijo:

—En todas partes se honra a un profeta, menos en su tierra y en su propia casa. Y por la falta de fe de ellos, no hizo allí muchos milagros. Mateo 13:57-58 (NVI).


Una manera más de poder experimentar al Espíritu Santo en nuestras vidas cotidianas es asegurarnos de tener una fe verdadera. Poner atención, tanto a Su voz que constantemente nos habla, como a las necesidades de las personas con las que nos topamos, es fundamental, pero creo que prestar atención demanda que tengamos una fe sincera en Dios y en lo que enseña Su Palabra. Me explico, es muy probable que hayamos leído o mínimo escuchado, la historia de Pentecostés de Hechos 2 y genuinamente creemos que eso pasó y creemos que el Espíritu Santo todavía viene a llenarnos y nos usa. Pero, en la práctica, nuestra vida diaria parece reflejar que creemos que los dones ya no existen, pues simplemente no esperamos ver milagros entre semana.


Es muy triste este pasaje del Evangelio, pues cuando el pueblo no reconoció que ese Mesías que tanto anhelaban estaba justo frente a ellos y debido a esa falta de fe, no vieron los milagros que necesitaban.


Honestamente, cuando tienes una necesidad ¿lo primero que haces es orar por un milagro o solo cuando es tu última opción? Y cuando sí oras, ¿esperas de verdad ver un milagro o estás pensando en cómo le vas a hacer para resolverlo?


Desafortunadamente, yo misma me identifico con falta de fe en muchas ocasiones, a pesar de que he presenciado milagros impresionantes de sanidades, de provisión sobrenatural, de palabras proféticas, etc. Por eso sé que necesitamos inspeccionar nuestra propia fe de vez en cuando, para saber que andamos bien y si no, pedir perdón y regresar al camino.

Necesitamos regresar a leer las historias de Hechos con la convicción de que esas mismas cosas y aún mayores pueden pasar hoy. Tal vez a eso se refiere la idea de tener fe como niños, un día estaba con mi hijo leyendo en la Biblia varias historias de milagros de Jesús y él, con toda la fe inocente de un niño de 4 años, me preguntó: ¿por qué no salimos a buscar un ciego para orar por él? ¡Imagínate, le cambiaríamos la vida para siempre! Creo que esa es la respuesta esperada por cada creyente que lee la Biblia con fe.


Así que me gustaría dejarlos con el reto primero de analizar si acaso será que no vemos milagros como la iglesia de Hechos por nuestra falta de fe y luego prestemos atención al Espíritu y seamos obedientes a Su voz.


Señor, perdona mi falta de fe, perdóname por dudar con respecto a la posibilidad de ver milagros, ayúdame en mi incredulidad, de verdad anhelo verte a Ti en acción.


Danielita Orozco.


181 visualizaciones2 comentarios

2 comentários


miyararturo
03 de mai.

Que hermosa la reacción de tu pequeño David, y aún más hermosa la realidad de que podemos tener una fe así de impresionante 🙏🏼

Gracias Dany

Curtir

lalavgdlg86
03 de mai.

Fascinante Danielita!!!! Te abrazo fuerte, me encantó el reto de hoy.

Curtir
bottom of page