top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Leyendo la Biblia

Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 2 Timoteo 3:16


La segunda forma en la que “ingerimos” las Escrituras es leyendo la Biblia nosotros mismos. Al hacerlo tenemos la oportunidad de aprender directamente del Amo y Maestro, el Espíritu Santo, a través de las páginas de su Palabra. Ya habíamos visto que Enoc desarrolló una íntima comunión con Dios. Al leer la Biblia, nosotros también disfrutamos de esa comunión con Dios al hablarnos Dios por medio de su Palabra. Allí nos anima, nos instruye, y se revela a nosotros.


Una segunda ventaja de leer la Biblia es la oportunidad de ganar una perspectiva general de la Biblia entera. Ningún pastor puede predicar toda la Biblia en el espacio de un año. Pero, todos podemos leer la Biblia entera en un año. Hay muchos planes de lectura anual de la Biblia. El que yo uso, y me ha servido muy bien, es “La Biblia en Un Año,” versión NTV, de Tyndale House Publishers.


Por ejemplo, la Carta a los Hebreos no tiene sentido si uno no tiene al menos un conocimiento básico del Antiguo Testamento con su sacerdocio y sistema sacrificial. La doctrina del pecado original a través de Adán como la enseña Pablo en Romanos 5, no se puede entender sin un conocimiento de los eventos registrados en Génesis.


Sin un programa completo de lectura de la Biblia entera, no solamente seremos espiritualmente ignorantes sino que estaremos empobrecidos espiritualmente. ¿Quién no aprende de la invencible fe de Abraham, de David su amor por Dios, de Daniel su rectitud y de Job su resiliencia en medio de las pruebas? ¿Cómo llegar a vivir una vida dedicada a Dios sin el latido de los Salmos y la sabiduría práctica de Proverbios? ¿Dónde podríamos aprender mejor de la majestad y la fidelidad de Dios sino por medio del profeta Isaías? Si no estamos leyendo periódicamente a lo largo de la Biblia, nos perderemos de estos sobresalientes pasajes del Antiguo Testamento, lo mismo que de los del Nuevo Testamento.


Con mi corazón te animo a que busques un plan de lectura de la Biblia completa. Estoy consciente de que algunos pasajes de la Biblia no son tan fáciles de entender, pero hoy tenemos multitud de herramientas, sobre todo en Internet, que nos pueden ayudar con los pasajes difíciles. Sólo hay que evitar a los maestros extremistas, cuyo sesgo normalmente es muy evidente por sus afirmaciones sensacionalistas y su actitud de que todos los demás están mal y sólo ellos tienen la verdad.


«Señor, te pido con todas las fuerzas de mi corazón que infundas en mí, por medio de tu Espíritu Santo, una sólida determinación de leer tu Palabra en la gran amplitud de sus horizontes. Quiero conocer toda tu Palabra para tener una revelación completa de tu Persona y tu obra, amén.»

145 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page