top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

¿Está a Gusto Tu Inquilino?

Tengo una confesión que hacer, me gustan las películas de acción. Este fin de semana vi dos de ellas. Todo un maratón para mi. La primera es una película en Netflix que se llama Misión de Rescate 2 con Chris Hemsworth. ¡Vaya que es una película de acción de principio a fin! No te da chance ni de ir al baño. Persecuciones, explosiones, peleas cuerpo a cuerpo; ¡muchas peleas cuerpo a cuerpo! Chris enfrenta oleada tras oleada de rudos en una prisión y a lo largo de toda la película. Estamos hablando de cientos de tipos, y todos, absolutamente todos, saben pelear a la par de Hemsworth. La coreografía es impresionante. Pero hay demasiada violencia, repartida a sangre fría y sin pestañear.


Como a los dos tercios de la película empecé a percibir que mi Inquilino no estaba a gusto. Demasiados rostros hundidos a golpes, demasiados miembros cercenados y demasiada sangre. En una escena Chris agarra la mano de un rudo con ambas manos y la desgarra por en medio, dos dedos quedan de un lado y tres del otro. ¡Oops! Violencia sin sentido, sirviendo un guión sin imaginación ni cualidades redentoras.


La verdad es que ya sentía que mi Inquilino estaba muy incómodo y, por supuesto, pues yo también terminé por sentirme incómodo. Así que ya no terminé la película. Y tampoco creo que me perdí de gran cosa.


La otra película fue muy diferente. También había violencia, y mucha, pero no era violencia gratuita y sin sentido. Era la violencia normal de un conflicto armado en Afganistán. Se llama Covenant —Pacto— y la vi en iTunes. Está basada en una historia real. Es con Jake Gyllenhaal, un actor cuyas películas normalmente no me decepcionan.


De hecho, trata de cómo un sargento americano, John Kinsley, es salvado por su intérprete afgano, Ahmed, después de que el primero es seriamente herido por los talibanes. La película detalla todo lo que el intérprete tuvo que hacer para llevar al sargento Kinsley a la base aérea norteamericana para poder regresar a su país. Prácticamente lo lleva a cuestas por cientos de kilómetros. Todo esto en medio de gravísimos peligros para Ahmed, pues obviamente los talibanes lo consideraban el peor de los traidores, el mejor candidato para salvaje tortura y ejecución. De hecho, en varias ocasiones estuvo apunto de que lo atraparan.


Kinsley regresa a Estados Unidos, pero el ejército abandona a Ahmed y a su familia y por más que Kingsley quiere tramitar una visa para él, su esposa y su hijo pequeño, se ve envuelto en laberintos de burocracia y callejones sin salida.


Algo impresionante en la película es que cuando Kinsley regresa casa no halla ningún descanso. El sentido de hallarse en deuda con este hombre es demasiado intenso. La verdad me hizo pensar en todo lo que Jesús hizo para rescatarme y me pregunté si yo tenía esa misma sensación de profunda deuda. Yo sé que el apóstol Pablo sí. Y pensé mucho en él. Kinsley literalmente no puede dormir pensando en lo que Ahmed debía estar pasando en Afganistán. Y, en efecto, Ahmed, su esposa y su hijo están siendo brutalmente perseguido sin cuartel. Kinsley termina regresando a Afganistán para rescatar a Ahmed.


Mientras Yessi y yo veíamos la película no sentíamos que el Inquilino dentro de nosotros estuviera incómodo. Es más yo sentía que era como si estuviera inmerso en la historia. De hecho, era obvio que estaba alimentando nuestro cerebro con ideas y comparaciones entre la historia, esencialmente verdadera, que estábamos presenciando y su similitud con todo lo que Jesucristo hizo por nosotros.


Si puede haber una gran diferencia en las diversas actividades en las que hacemos partícipe al Espíritu Santo. No se trata de ser religiosos y pensar solamente en cosas que tienen que ver con actividades en la iglesia o tiempos devocionales. El Espíritu Santo no reside en nosotros solamente para las cosas que consideramos espirituales. Él está en nosotros todo el tiempo y quiere ser parte de todo lo que hacemos. De hecho, precisamente de esta manera nos ayuda a decidir qué forma parte de nuestra vida y qué no.


Me interesan mucho tus comentarios al respecto.


24 visualizaciones3 comentarios
bottom of page