top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Escuchando y Obedeciendo

Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras, sino de poder. 1 Corintios 4:20 (NVI).


Pienso que una manera de buscar al Espíritu Santo en nuestra vida cotidiana comienza con poner atención, tanto a Su voz que constantemente nos habla, como a las necesidades de las personas con las que nos topamos, ya que desafortunadamente podemos ignorar ambas cosas. Y una vez que escuchamos al Espíritu y al necesitado, lo que sigue es obedecer, así veremos milagros.


Yo sé que muchas de las cosas que damos por sentado son ya milagros, cosas como “el simple hecho” de poder vivir, disfrutar del amanecer, jugar con un niño, tener alimentos a diario, etc. Pero también tengo la convicción de que podríamos ver cosas realmente sobrenaturales si prestáramos atención al Espíritu y a las necesidades de las personas que vemos.


A lo largo de los Evangelios podemos ver a Jesús haciendo diferentes milagros impresionantes y muchas veces esos milagros fueron la respuesta de Jesús ante la necesidad que veía, pues se tomaba el tiempo de detenerse y ver a las personas a Su alrededor, así que sentía misericordia y eso lo movía a orar por milagros. ¿Será que no vemos más milagros en este tiempo porque no tenemos tiempo para detenernos y ver a nuestro alrededor?


Mateo 9:36. Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin pastor.


Mateo 14:14. Cuando Jesús desembarcó y vio tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos.


Así que, una manera práctica de buscar y encontrar al Espíritu de Dios es esforzarnos en llevar un estilo de vida que nos permita voltear a ver a nuestro alrededor e identificar las necesidades que Él quiere atender, pues de la misma manera que Jesús mostró compasión por las personas y que el Padre tuvo compasión del pueblo de Israel, así también el Espíritu Santo tiene compasión por los necesitados, por lo que no conocen a Jesús, por los que sufren y están perdidos como ovejas sin pastor. Y si nosotros queremos conectar con ese Espíritu basta con disponernos a prestar atención.


«Señor, gracias porque eres un Dios lleno de misericordia, gracias porque estás al pendiente del necesitado, ayúdanos para estar dispuestos a escucharte y obedecerte y déjanos ver Tu poder cuando lo hagamos.»


Danielita Orozco


127 visualizaciones1 comentario

1 comentário


Patricia De La Cruz Hidalgo
Patricia De La Cruz Hidalgo
08 de mai.

Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras, sino de poder. 🕊️♥️🕊️♥️🕊️♥️🕊️♥️🕊️♥️🕊️♥️💯💯💯💯💯💯💯💯💯💯

Amén a esto ♥️

Curtir
bottom of page