top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

El Ayuno Mueve los Poderes del Cielo

Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios. 2 Durante el primer año de su reinado, yo, Daniel, al estudiar la palabra del Señor, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años. 3 Así que dirigí mis ruegos al Señor Dios, en oración y ayuno. También me puse ropa de tela áspera y arrojé cenizas sobre mi cabeza. Daniel 9:1-3 (NTV).


Preparando para los 21 Días de Ayuno, el Señor me dio este pasaje en el Libro de Daniel.


El profeta Daniel, «al estudiar la palabra del Señor» (v.2), se dio cuenta de qué el exilio del pueblo de Judá a Babilonia iba a durar 70 años. ¡De por sí, se me hace fascinante leer a un profeta que está leyendo a otro profeta! Daniel está estudiando al profeta Jeremías y yo estoy estudiando a Daniel. Las Escrituras fueron estudiadas por la misma gente que hoy estudiamos en las Escrituras. ¡Es maravilloso!


En fin, el caso es que Daniel, estudiando las Escrituras, se da cuenta de que el periodo de cautiverio del pueblo de Dios en Babilonia iba a durar 70 años (Jer. 29:10). Y esos 70 años ya se habían cumplido. ¿Qué hace entonces Daniel? Separa un tiempo de 21 días de ayuno y oración para que los decretos del Señor se cumplan. Y podríamos preguntarnos, si son decretos de Dios, ¿por que necesitaba Dios que Daniel se pusiera a orar y ayunar por su cumplimiento?


Pues porque había oposición. Mucha oposición por parte de las huestes infernales. Al seguir leyendo el capítulo 9 y el capítulo 10 nos damos cuenta cuenta de que, en respuesta a la oración de Daniel, hubo toda una movilización de los ejércitos celestiales. Dos de los generales (arcángeles) de esos ejércitos aparecen en la escena, Gabriel (Dan. 9:21) y Miguel en respuesta a la oración de Daniel:


[Gabriel:] He venido en respuesta a tu oración; pero durante veintiún días el espíritu príncipe del reino de Persia me impidió el paso. Entonces vino a ayudarme Miguel, uno de los arcángeles, y lo dejé allí con el espíritu príncipe del reino de Persia (Dan. 10:12-13)


Dios ha decidido que sus hijos no seamos receptores pasivos de sus propósitos, sino que nos ha enlistado en su ejército como soldados en servicio activo (ver 2 Tim. 2:3) Como tales, tenemos muchas responsabilidades que llevar a cabo. Pero una de las más importantes y poderosas es por medio del ayuno y la oración. El ayuno y la oración desencadenan toda una movilización en el mundo espiritual. El ayuno y la oración nos hacen agentes activos en los planes de Dios para este mundo.


Dios te está invitando en este tiempo a unirte a sus propósitos, ¿que harás tú?


222 visualizaciones4 comentarios

4 Comments


Julio Gerardo
Julio Gerardo
Jan 14

Dios es suficiente y soberano pero permite nos involucremos en sus planes, eso es lo que me toca hacer. Gracias Gabriel

Like

alicevillas1968
Jan 08

Unirme a Dios en ejército. Ser un soldado, un guerrero más del ejército de Dios. Pararme en la BRECHA.

Like

Nangy Rodriguez
Nangy Rodriguez
Jan 08

permanecer perseverante en este plan de ayuno y oración

Like

Blanca Nuñez
Blanca Nuñez
Jan 05

Prepararme para la batalla! 🙌🏼🙏🏼🔥❤️

Like
bottom of page