top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Y Si...

“Una sola cosa pido al Señor y eso es lo único que persigo; habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y buscar orientación en su Templo” Salmo 27:4


David siendo rey y teniendo a su disposición muchas cosas que apaciguaran su alma, se aferra a las verdades que conocía en su espíritu: “El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿Quién me asustará?”

(Salmo 27:1).


Ante serios conflictos emocionales y quizá físicos, ante una problemática de su nación, ante una responsabilidad abrumante, nos revela sus secretos para estabilizar su ser: “El corazón me dice: “busca Su rostro”. Y yo Señor, tu rostro busco” (Salmo 27:8).


Que cierto es que cuando atravesamos por situaciones difíciles, nuestra alma busca y anhela más de Dios, de su poder, de sus respuestas evidentes y si es posible prontas. Y que bien se siente cuando vemos esta intervención de poder de nuestro Dios y podemos descansar en un estado de paz.


¿Y si NO nos esperamos a los momentos difíciles para buscar a Dios intensamente y nos determinamos a “perseguir” cada día estar en Su presencia? Perseguirlo mas que cualquier otra cosa en nuestra vida; si se convirtiera en un deseo vital para poder funcionar en el rol que Dios nos ha dado, si pudiera ver que para eso fue lacerado el cuerpo de Jesús y El es mi camino, mi alfombra roja por la cual yo puedo transitar hasta la presencia de mi Rey y ahí, saciar y apaciguar mi alma, y ahí encontrar el delite de Su presencia… “como te deseo mi Señor…y mas de Ti de lo que conozco hoy”


“Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los viviente. Pon tu esperanza en el Señor; cobra ánimo y ármate de valor, pon tu esperanza en el Señor” (Salmo 27:13)


«Señor, anhelo activar mi deseo, mi esperanza, mi deleite en ti. Enséñame a perseguir tu presencia mas que cualquier cosa en mi día. Dame de tu Espíritu, impúlsame hacia a ti. Hoy tomo la decisión de buscarte más que ayer y de conocerte al buscarte mas que lo que hoy conozco de Ti. Entrego mi agenda y mis actividades a ti, y decido darte la prioridad, sé que veré tu poder y tu bien al hacer fluir ese deseo en mi corazón. Recuérdame que estás ahí y que tu me anhelas celosamente…yo responderé a Ti.»


Annie Partida.

55 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page