top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Un Corazón para las Naciones

Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te traten con desprecio. Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti». Gen. 12:13


¿Cómo fue tu semana pasada? Para mi y para mis hermanos fue muy difícil. Mi papá se nos puso muy delicado. Presentó falla renal y ahora necesita una hemodiálisis. Entre muchas otras cosas. ¿Cómo pasamos de estos desafíos a un mensaje de parte de Dios que nos exhorta a tener un Corazón para las Naciones? Y sin embargo, Dios quiere que no estemos enfocados solamente en nuestros propios problemas. En palabras de Eugene Peterson: “No podemos cultivar un roble en un barril: necesita hectáreas de tierra debajo y océanos de cielo por encima.” Tampoco podemos cultivar a un ser humano pleno dentro de una vida estrecha, enfocada sólo en las necesidades y complicaciones del diario vivir y con una religión pequeñita, suficiente sólo para resolver los problemas cotidianos.


Nuestro desafío esta semana es pasar de una visión estrecha a la gran amplitud que Dios concibió para nosotros cuando nos regaló a las naciones. Sí, al igual que Jeremías, Dios nos ha dicho: —Antes que yo te formara en el vientre, te conocí; y antes que salieras de la matriz, te consagré y te di por profeta a las naciones. Jer. 1:5 (RV’2015).


Lo más curioso de todo es que Jeremías jamás fue a las naciones. Sí, compuso diez profecías para diez naciones. Estos mensajes de Jeremías fueron preparados con la misma seriedad y pasión que los que él entregó personalmente en Jerusalén. ¡No amontonó a las naciones bajo la etiqueta de “paganas” o “pecadoras perdidas” para acribillarlas con fórmulas y estereotipos!


Al igual que Jeremías, nosotros no tenemos que salir de México para tener un corazón para las naciones. Podemos orar por ellas. Podemos adoptar en oración una en particular y concentrarnos en ella. Aprender su historia, sus desafíos, todo acerca de ella. Podemos, conforme el Espíritu nos vaya guiando, enviar ayuda material o monetaria. Podemos contribuir, aunque sea de manera modesta, al sostenimiento de algún misionero en dicho pais. Podemos preparar a la siguiente generación para vaya a las naciones. Hoy en uno de nuestros campus honramos a una pareja que, con alevosía y ventaja, le pidió a dos de sus hijos (20 y 21 años de edad) que sirvieran en una organización misionera muy conocida por seis meses antes de escoger una carrera. ¡Hoy en día ambos han decidido dedicarse a las misiones de por vida! Lo probaron y se enamoraron y recibieron un llamado particular de parte de Dios.


Por último, podemos ser de aquellos que van más allá de los límites de lo que es seguro y cómodo, que cruzan fronteras, exploran nuevos horizontes, que aprenden nuevos idiomas, que se insertan en culturas extrañas y que enfrentan con valor la incomprensión, la hostilidad y el peligro. Personas que nos muestran que la Fe debe vivirse en todo lugar y entre todas los pueblos.


131 visualizaciones2 comentarios

2 Kommentare


miyararturo
18. März

Un gran ejemplo Elias y Andrés de abandonar sus planes personales para escoger los planes de Dios para este mundo.

Les amamos 🙏🏼

Gefällt mir

Nangy Rodriguez
Nangy Rodriguez
18. März

Que la fe crezca enormemente entre nosotros y nos lleve hasta donde tú decidas mi Dios , para llevar tu palabra , siendo tan fuertes como para saber sobrellevar cualquier tropiezo y saber de que manera y en qué momento debemos estar para ti , para tu gloria y honra mi Dios . Amén

Te pido Señor por la salud del papá del pastor Gabriel amén 🙏🏻

Gefällt mir
bottom of page