top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Tú Estás Conmigo

Cuándo el Salmo 23:2 dice… “En verdes praderas me hace descansar, a las aguas tranquilas me conduce, me da nuevas fuerzas,” Isaías 28:12 hace eco de esto y nos da la imagen como de un Explorador divino que se adelanta para buscar los lugares donde hay agua o un lugar tranquilo y protegido donde su contingente (o rebaño) pueda descansar y luego regresa para llevarlo allí:


Dios le ha dicho a su pueblo:

«Aquí hay un lugar de descanso;

que reposen aquí los fatigados.

Este es un lugar tranquilo para descansar»;

pero ellos no quisieron escuchar.


Pero, en este caso el rebaño no quiere descansar allí. ¡Oops! Y esto nos puede pasar a nosotros, ovejitas testarudas que somos con frecuencia.


Yo prediqué el domingo que no debo esperar a que venga una crisis tipo “valle de sombra de muerte” a mi vida para asegurarme de que tengo la profunda convicción de que “Dios está conmigo.”


Esta convicción que hace toda la diferencia en los momentos de crisis necesitamos cultivarla diariamente, no sólo en los periodos de crisis. Antes del v. 4, “No temeré mal alguno porque tú estás conmigo,” están los tres primeros versículos donde dejamos que el Señor sea nuestro pastor. Ezequiel 34:2 habla de los pastores que se pastorean a si mismos.


Antes del v. 4 están los tres primeros versículos donde pedimos su provisión y comprobamos una y otra vez que él es digno de confianza y nada nos falta; donde descansamos recostados en sus pastos —o sea los lugares de descanso y renovación que el escoge para nosotros, como arriba en Isaías. Donde bebemos de su agua, no de la del mundo, y nos dejamos renovar las fuerzas por él.


Piensa en la parte que se menciona en el v. 3 donde nos dejamos guiar por caminos rectos sin insistir en nuestros caminos. De esto nos hablan los conocidos versículos de Prov. 3:5-6


Confía en el Señor con todo tu corazón;

no dependas de tu propio entendimiento.

Busca su voluntad en todo lo que hagas,

y él te mostrará cuál camino tomar.


Toda esta docilidad en conjunto nos capacita para vivir la realidad: “Tú estás conmigo.” La suma de todas estas cosas nos hacen presente a Nuestro Pastor en los momentos de peligro.


No podemos esperarnos hasta que tengamos una crisis para intentar estar profundamente conscientes de qué Dios está con nosotros. En estos momentos será muy difícil, insisto necesitamos cultivar esto todos los días y entonces en el momento de la prueba podremos sentir su presencia poderosa y reconfortante junto a nosotros.


¿Estás consciente de esto?

16 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Ana Luisa Galindo
Ana Luisa Galindo
Sep 20, 2023

Cultivar nuestra relación íntima con DIOS es la garantía de que en tiempos de crisis podemos descansar en Sus amorosos brazo.

Like
bottom of page