top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Mi Dios Suplirá

10 ¡Cuánto alabo al Señor de que hayan vuelto a preocuparse por mí! Sé que siempre se han preocupado por mí, pero no tenían la oportunidad de ayudarme. 11 No es que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. 12 Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. 13 Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. 14 De todos modos, han hecho bien al compartir conmigo en la dificultad por la que ahora atravieso. Filipenses 4:10-14 (NTV).


Estamos hablando de colaborar más allá de nuestra iglesia local en beneficio de otras iglesias. Si recuerdan, estamos basándonos en Filipenses 1:5 que habla de cómo la iglesia de Filipos colaboraba de muchas formas con Pablo. La que se describe en el párrafo anterior, (vv. 10-14), era una de ellas. Lo ayudaban económicamente. Y no sólo ahora que les escribe desde las penurias de la cárcel. La generosidad de los filpenses comenzó Desde que les llevó la Buena Noticia al principio.


Luego, cuando estaba sirviendo en otras iglesias los filipenses le envíaban ayuda económica, ¡cuando las mismas iglesias que él estaba atendiendo no lo hacían! De esta forma los Filipenses beneficiaban a estas iglesias proveyendo para la necesidades del que les estaba sirviendo. Ellos pudieron haber dicho: “No está trabajando con nosotros, ¿por qué enviarle ayuda económica?” Vean como dice:


15 Como saben, filipenses, ustedes fueron los únicos que me ayudaron económicamente cuando les llevé la Buena Noticia por primera vez y luego seguí mi viaje desde Macedonia. Ninguna otra iglesia hizo lo mismo. 16 Incluso cuando estuve en Tesalónica, ustedes me mandaron ayuda más de una vez. 17 No digo esto esperando que me envíen una ofrenda. Más bien, quiero que ustedes reciban una recompensa por su bondad.


Pablo aclara que no les dice esto para amarrarlos y asegurar la ayuda futura de ellos. Para esto les dice tajantemente que no necesitan enviarle nada, que tiene todo lo necesario:


18 Por el momento, tengo todo lo que necesito, ¡y aún más! Estoy bien abastecido con las ofrendas que ustedes me enviaron por medio de Epafrodito. Son un sacrificio de olor fragante aceptable y agradable a Dios.


Enseguida, Pablo afirma que por esta actitud desprendida el Señor los premiará supliendo todas sus necesidades con exceso de abundancia:


19 Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús.


Esta promesa que tanto mencionamos, especialmente cuando recogemos la ofrenda en nuestras iglesias, es para aquellos que son generosos y con mayor razón para aquellos que sin reducir la aportación que están haciendo en su iglesia local, añaden un extra para alguna otra congregación.


No es de extrañar que cierre esta porción con Alabanza:


20 ¡Toda la gloria sea a Dios nuestro Padre por siempre y para siempre! Amén.


¿Que tanto estamos haciendo para sembrar en alguna otra iglesia diferente de aquella a la que asistimos? ¿Estamos apoyando algún misionero sirviendo en nuestra localidad?


Aprecio sus comentarios.

20 visualizaciones1 comentario

1 Comment


ARTURO MIYAR
ARTURO MIYAR
Jul 21, 2023

Esta cooperación que es real para algunos miembros de IPV, nos permite tener una visiòn mas amplia y profunda del cuerpo de Cristo ahora aquì en la tierra.

Like
bottom of page