top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Esperanza para esta Vida

Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Romanos 15:13


Es muy común pasar por algún lugar sin observar, solo mirar. Este hábito también lo practicamos cuando “caminamos” por las Escrituras día a día. Simplemente pasamos por versículos “clave” para nuestra vida, pero no nos detenemos a obsérvalos, meditarlos, analizarlos y acomodarlos en nuestro corazón y nuestra alma para que se forme en nosotros eso que estamos buscando: ¡El rostro de Jesús!


“Esperanza.” Está ahí a la vista y la estamos buscando y anhelando para lograr vivir esta vida con la plenitud con la que fuimos llamados por Dios, convencidos de qué ese estilo de vida es real, verdadero, y está a nuestro alcance y no dejamos de buscarla.


Sin embargo, las cosas en este mundo caído parecen no estar sucediendo como habíamos pensado que sucederían. Nuestras ideas sobre las cosas que Dios debería hacer pero no está haciendo, nuestros propios conceptos de justicia e injusticia, y sobre todo nuestra incapacidad para darle propósito a nuestro sufrimiento. Todo esto crea una profunda desesperanza.


Esta desesperanza temporal golpea los “depósitos” eternos de nuestra esperanza en las promesas de una vida futura coronada por un gozo interminable.


Es por ello que necesitamos el poder del Espíritu Santo para que nos llene de alegría y paz. Una alegría y una paz que traemos al presente desde esos depósitos eternos de una vida futura en Cristo Jesús. De la certeza de esta vida ganada por él, y que nos otorga gratuitamente, podremos traer la “esperanza rebosante” a cada aspecto y situación de esta vida por complicada que sea.


«Amado Señor, por el poder de tu Espíritu lléname de alegría y paz que juntas forman la verdadera esperanza, esa que procede de ti y que soporta todo dolor y sufrimiento de esta vida pasajera. Y que esta esperanza rebosante se derrame sobre toda tu amada iglesia. Amén.»


Arturo Miyar

112 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page