top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Deshaciéndose del Rey

Los reyes de la tierra se preparan para la batalla;

los gobernantes conspiran juntos

en contra del Señor

y en contra de su ungido.

«¡Rompamos las cadenas!—gritan—,

¡y liberémonos de ser esclavos de Dios!».

Salmo 2:2-3


El Salmo 2 tiene tres capas de interpretación en tiempos diferentes de la historia (¡Wow!). En primer lugar, habla de un rey en Israel cuyo nombre no nos es dado, pero que pudiera fácilmente ser Salomón. Estamos hablando de unos mil años antes de Cristo.


Dios le brinda todo su apoyo a este rey y hace que los demás reyes vecinos se le sometan como reyes vasallos, en efecto creando un imperio. Estos reyes, que son descritos como “los reyes de la tierra” (aunque no pueden ser literalmente todos los reyes de la tierra) se someten muy a regañadientes al rey de Israel y todo el tiempo están buscando liberarse de su yugo (ver cita bíblica al inicio).


A este rey Dios lo bendice tanto y lo respalda tanto, que lo declara “Su hijo” y le dice: “pídeme lo que quieras, te daré el mundo entero” (vv.7-8).


Sí allí hubiera quedado todo, este salmo sería simplemente una nota al pie de página en la historia. Pero, resulta que este salmo tiene una segunda capa de interpretación para un tiempo de mil años después. Este salmo habla de Nuestro Señor Jesucristo y por lo tanto lo consideramos un “salmo mesiánico.”


A Jesús le queda este salmo mil veces mejor que a Salomón porque Jesús es realmente el Hijo de Dios. De hecho, uno de los apóstoles en el Libro de Hechos le aplica esta cita del salmo 2 a Jesús y con ello nos confirma que este es el significado más profundo del salmo. El versículo 2, citado al principio, se cumplió cuando los reyes de la tierra, el rey Herodes Arquelao, Poncio Pilato, representando al César, y los líderes religiosos judíos, se unieron para condenar a Cristo a muerte (ver Hechos 4:25-27).


Pero, además este maravilloso salmo tiene una tercera capa de interpretación para un tiempo aún en nuestro futuro. Por eso el apóstol Juan, autor del apocalipsis, se adueña de la frase “los reyes de la tierra” (Apoc. 1:5; 6:15; 19:19 y 21:24) y la toma literalmente para incluir a todos los gobernantes de la tierra futura, que se unirán contra el Rey de Reyes. Pero, el Rey de Reyes los vencerá al final de los tiempos y establecerá su reino sobre la tierra para siempre.


El Salmo 1 y el Salmo 2 forman así una doble introducción maravillosa para todo el Libro de Salmos. El Salmo 1 muestra que sólo hay dos caminos. El Salmo 2 muestra que el Centro del Libro de Salmos es Jesucristo el Rey.


Espero que no vuelvas a ver este salmo de la misma manera jamás.

75 visualizaciones2 comentarios

2 comentários


Jezlia Quiroz
Jezlia Quiroz
03 de jan.

¡Muy Feliz Año 2024 Ps. Gabriel!

Muchas gracias por cada blog que escribes, me bendicen mucho cada tema, (sacerdocio, viñedo, Salmos, etc).

Dios traiga mayor revelación y unción en cada mensaje que nos compartes aquí y en la iglesia!

Estoy escribiendo detalles centrales de los Salmos y su clasificación.


Curtir

Jezlia Quiroz
Jezlia Quiroz
03 de jan.

Gracias por cada explicación de los Salmos.

Curtir
bottom of page