top of page
Buscar
  • Foto del escritorGabriel Miyar

Él Quiere más de Ti, Mucho Más

Después de todo lo que el Espíritu Santo ha hecho en nosotros, no debería de sorprendernos descubrir que el Espíritu Santo nos ama con pasión. El hecho de que él considere nuestro coqueteo con el mundo como adulterio debería alertarnos al intenso amor que él tiene por nosotros. El versículo inmediatamente anterior al que vimos ayer, donde descubrimos que el Espíritu Santo nos cela tiernamente, es muy fuerte pues dice: “¡Adúlteros! ¿No se dan cuenta de que la amistad con el mundo los convierte en enemigos de Dios? Lo repito: si alguien quiere ser amigo del mundo, se hace enemigo de Dios” (Santiago 4:4, NTV) ¡Ándale!


Los creyentes a quienes les estaba escribiendo Santiago estaban consumidos con un deseo intenso (una lujuria) por posesiones terrenales (ve Santiago 4:1-3). Y, al mismo tiempo, el Espíritu Santo se consumía con un deseo ardiente y apasionado de llenar a esos creyentes con su afecto y su amor de modo que se sintieran satisfechos y plenos sólo con él. ¡Que situación!


El Espíritu Santo fue enviado para ser nuestro Ayudador y Consolador. Aunque hace muchas cosas, su trabajo primario es ayudarnos a recibir a Jesucristo, ayudarnos a crecer como cristianos, ayudarnos a dar testimonio, ayudarnos a adorar, ayudarnos a entender la Palabra de Dios, y así sucesivamente.


El Espíritu Santo es nuestro Inquilino Residente, nuestro Sello, nuestro Santificador, nuestro Poder, y la fuente y origen de nuestra nueva vida en Cristo. Su obra, su atención, sus dones, su poder, y su palabra están todos dirigidos hacia nosotros. Somos el objeto de su amor.


Como el Amante Divino que vive dentro de nosotros, el afecto y el amor del Espíritu Santo se hallan dirigidos de todo corazón hacia nosotros. El anhela apasionadamente cumplir su responsabilidad para con el Padre de ayudarnos, enseñarnos, guiarnos y darnos poder.


La palabra que utiliza Santiago para hablar de que “El Espíritu Santo nos desea fervientemente” literalmente significa que el Espíritu Santo quiere más y más de nosotros. Cuando viene a nuestras vidas, "nunca puede tener suficiente de nosotros."


Yo he caminado con Dios desde que era bastante joven. A través de los años, he aprendido una verdad muy importante acerca de mi relación con él: No importa cuánto le rinda a su poder santificador hoy —para mañana me estará pidiendo que le rinda más. Todos los días se me iluminan los ojos a nuevas áreas de mi vida que no he terminado de rendir y él me pide que se las ceda y las someta a su control. Desde el día en que me convertí, me he hallado en una travesía en la que constantemente estoy rindiéndole cada vez más y más áreas de mi vida. Siempre hay algo más que entregarle y algo más que él desea poseer de mi vida.


De la misma forma, el Espíritu Santo desea hacerte suyo; hacerte suya—todo tú; toda tú. Éste deseo es tan intenso que comparado al deseo natural humano, parece casi excesivo. Él está enfocado en cambiarte, empoderarte, conformarte a la imagen de Jesucristo, y ayudarte a cumplir el plan de Dios para tu vida.


Lo más maravilloso es que el Espíritu Santo está en mí y pensando en mi; y está en ti y pensando en ti al mismo tiempo. Él se concentra en cada uno de nosotros como si fuéramos su único foco de atención. Y está buscando formas de ayudarnos en nuestra travesía espiritual.


Déjame preguntarte, ¿con qué área de tu vida está Dios tratando en este tiempo? ¿Qué área de tu vida necesitas rendirle al Espíritu Santo? ¿Está tu lengua bajo su control? ¿Qué tal tus actitudes? Le estás rindiendo tus pensamientos? ¿Que tal tus finanzas?


Tu respuesta todas estas preguntas puede ser: “Sí, estoy haciendo todo lo que puedo para rendirle al Espíritu Santo esa área.” Eso está muy bien. Entonces simplemente continúa caminando en una relación cercana con él. No pasará mucho tiempo sin que él le hable a tu corazón y le revele alguna otra área que necesita ser rendida a su presencia santificadora. Hay una gran bendición en mantener una actitud de total rendición a su cuidado amoroso y tierno.


Permítele al Espíritu Santo amarte. Deja que controle por completo tu vida. Deja que ejerza su autoridad sobre ti. Deja que te llene con un deseo santo por más de él. ¡El Espíritu Santo te ama demasiado como para permitir que te satisfagas con cualquier otra cosa!


Gracias por tus comentarios.

17 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Unknown member
Jun 29, 2023

Espíritu Santo ayudamos a comprender este clase de amor y a experimentarlo 🙏🏼

Gracias Pastor

Like
bottom of page